El ritual de los domingos

Quién no ha visto alguna vez a ese padre de familia acudiendo con sus hijos pequeño a la estación de servicio de automóviles más cercana para realizar su pequeño ritual de los domingos por la mañana: La limpieza integral de coches.

Es algo muy común, una visita casi obligatorio que se realiza una vez al mes, casi siempre en fin de semana. El padre de familia dedica una mañana entera de su escaso fin de semana a limpiar y a cuidar uno de sus bienes más preciados: Su coche.

Primero empieza sacudiendo la alfombrillas, y aspirando con sumo cuidado, todos los rincones de su joya más preciada. Remoja las ruedas delanteras y traseras, hasta dejarlas impolutas, y mete a su querido vehículo en la máquina auto lavado hasta sacarle brillo. Lo seca con cuidado y por último limpia los cristales con un nuevo-nuevísimo limpiacristales que acaba de comprar en la tienda de automóviles.

En algunos casos, el padre permite a sus pequeños que le ayuden en la tarea de limpieza, aunque él será siempre el qué supervise cada tarea, es decir, el qué tiene la última palabra. Los pequeños en la mayoría de los casos lo único que quieren es estar dentro del coche cuando su padre se mete en la máquina de auto lavado.

De jlastras

Esta entrada fue publicada en Vida cotidiana. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*