El prêt à porter de la movilidad

El medio de transporte  ideal debe responder a criterios de comodidad, rapidez, seguridad, accesibilidad, espacio, puntualidad… Tren, tranvía, autobús, metro, coche… Existen muchas opciones en cuestión de movilidad, pero ¿cuál de ellas responde mejor a esas características?

No existen soluciones universales aplicables a cualquier ciudad, pero excepto en las grandes urbes, donde los desplazamientos en metro adquieren un gran protagonismo, en el resto parece difícil poner freno al uso del vehículo privado, como medio de transporte preferido. Y es que éste, además de facilitar el desplazamiento puerta a puerta, tiene a su alcance una gran variedad de servicios que prestan empresas especializadas, como la limpieza integral de coches que facilitan su mantenimiento y puesta a punto.

Esta costumbre choca, en cambio, con el intento de los ayuntamientos por reducir la congestión de vehículos en el centro de las ciudades, implantando por ejemplo, plazas de aparcamiento regulado o, como ya ocurre en Londres, Estocolmo o Milán, mediante el cobro de tarifas por circular por las zonas centrales.

Lo cierto es que un sistema de movilidad sostenible tendría que encontrar el equilibrio entre el uso del vehículo privado, el transporte público y los desplazamientos a pie o en bicicleta, pero el transporte público seguirá siendo un medio de desplazamiento minoritario y el uso del coche una obligación mientras no se inviertan esfuerzos en mejorar el servicio público en cuestiones de puntualidad, accesibilidad, rapidez y comodidad, las claves que definen, en definitiva, un medio de transporte ideal.

Esta entrada fue publicada en Movilidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*